Rinoplastia sin cirugía o rinomodelación

La rinoplastia es una cirugía estética de la nariz que nos ayuda a resolver las malformaciones o problemas estéticos, pero en la actualidad, con tantos avances tecnológicos que tenemos a la mano podemos hacer que nuestra nariz se vea como queremos sin necesidad de usar el bisturí, a esto lo llamamos rinoplastia sin cirugía o rinomodelación.

Este tipo de cirugía sin bisturí, se ha puesto muy de moda ya que se pueden hacer retoques y obtener excelentes resultados sin la necesidad de grandes intervenciones quirúrgicas.

Rinoplastia sin cirugía o rinomodelación

Desde hace algún tiempo se ha venido realizando este procedimiento a través de la inyección de ácido hialurónico, metacrilato, aquamid, entre otras sustancias sintéticas.

Si nos centramos en preguntar a las personas cual parte de su cuerpo les gustaría cambiar, aunque la probabilidad de que sean variadas respuestas, existe, una respuesta con mayor demanda, y  sin duda alguna seria la nariz, pues, mucha gente no esta conforme con su tamaño o forma, y en otros casos también lo harían por problemas de desviación o la existencia de giba (esta es una especie de montaña en el dorso de la nariz).

Cabe destacar que este tipo de cirugía no corrige problemas respiratorios-funcionales, cuando este sea el caso, la solución siempre será quirúrgica.

¿La rinomoderación es permanente?

Recordemos, que tras varios estudios, se ha demostrado que la estructura anatómica de la nariz es a veces intolerante a ciertos materiales sintéticos sólidos o inyectables, los productos que se usan en la actualidad normalmente han sido bien tolerados, pero en casos aislados se han presentado problemas en los que se deben retirar.

Las sustancias permanentes a veces se tornan peligrosas, ya que, muchos de ellos no pueden retirarse y cuando el organismo las rechaza, ellas mismas buscan la manera de salir causando grandes cicatrices.

No siendo este el caso de los materiales reabsorbibles, pero la desventaja que estos tienen es que el resultado no durará más allá de 8 meses a 1 año, por lo que es recomendable repetir las inyecciones con intervalos regulares, pero si al pasar de los años el paciente desea realizarse una rinoplastia convencional, lo podrá hacer sin ningún problema, ya que los materiales reabsorbibles como la grasa se pueden cortar o coser.

En el caso de la permanente, es más complicado, pues con este tipo de material no podemos predecir o prever su comportamiento.

La rinomodelación ofrece resultados muy buenos y es una técnica menos dolorosa y menos agresiva, pero aunque es una cirugía no invasiva que dura no más de 30 minutos (puede variar de un paciente a otro) no deja de ser delicada.

¿Qué problemas se pueden corregir con la rinomodelación?

Muchas personas ya están informándose sobre esta técnica, por su bajo costo y rápida recuperación, pero no todo el mundo califica y lo primero que hay que hacer es ir donde un cirujano para que el aclare la mayor cantidad de dudas posibles. Los problemas más comunes que se pueden resolver con esta cirugía son:

• Igualar y corregir algún pequeño desnivel o irregularidad.

• Mejorar o eliminar la giba o caballete.

• Remodelar la punta de la nariz.

• Rellenar un dorso muy profundo.

¿En qué consiste una rinomodelación?

Como se explicó anteriormente, la rinomodelación es un proceso rápido que generalmente dura 30 minutos, aunque este tiempo puede variar de un paciente a otro según sea el caso y realiza con anestesia local.

Se puede cambiar el aspecto estético de la nariz mediante un relleno que puede ser permanente o temporal, si optamos por el primero, se debe tener claro de que los resultados irán desapareciendo poco a poco, pues el organismo absorberá los componentes biocompatibles, si optamos por la segunda opción, que es el relleno permanente, aunque el material será igualmente compatible, nuestro organismo no lo absorberá y por lo tanto los resultados se prolongarán por más tiempo.

La implantación del material se realiza por medio de una aguja o cánula muy fina por lo cual no quedan ningunas cicatrices residuales en el lugar.

Luego del procedimiento no es necesario colocar ningún tipo de vendaje o apósito, suele inflamarse un poco, pero en unos días desaparece, no se forman morados alrededor de la nariz ni en las adyacencias.

¿Cómo es el postoperatorio de la rinomodelación?

Este tipo de cirugía no requiere hospitalización y los cuidados son sumamente sencillos, por regla general no existen muchas complicaciones, el paciente debe ir monitoreando como es la reacción que va tomando su organismo referente al material utilizado e informar al cirujano cualquier anormalidad.

Al salir de la clínica, el paciente puede llevar una vida completamente normal, al momento de dormir debe tener cuidado de hacerlo boca arriba.

¿Vale la pena invertir en este tipo de cirugía?

Sin duda alguna, la cirugía sin bisturí es muy recomendada, es de fácil recuperación, resultados espectaculares y precio asequible, es una opción efectiva, muy satisfactoria y de pocas complicaciones.

Rinoplastia sin cirugía o rinomodelación
Califica este artículo