Riesgos de una rinoplastia.

La rinoplastia es una de las operaciones más comunes que se realizan en la cirugía estética en la actualidad, esta es la manera mediante la cual se remodela la nariz para mejorar, su tamaño, reducir el tamaño de las fosas nasales, cambiar el tabique o la punta, entre otras, como corregir problemas de respiración. Explicaremos cuales son los riesgos de una rinoplastia y efectos secundarios.

riesgos rinoplastia

Es un error pensar que la rinoplastia ayudará a cambiar la percepción de las demás personas sobre uno, el paciente deberá esperar un tiempo prudencial para ver los resultados finales, esto conlleva en algunos casos a un estado de desesperación por parte del paciente.

Los mejores candidatos para realizarse este tipo de cirugía, son los que se encuentran en un estado físico, emocional y psicológicamente óptimos de forma contraria no son candidatos idóneos.

La edad también forma parte de las razones que se deben tomar en cuenta, gran parte de los cirujanos no realizan esta cirugía en adolescentes, ya que su cuerpo se encuentra en pleno desarrollo, y no es, hasta después que se complete esa etapa que deban ser operados a menos que se trate de un caso excepcional, como una accidente u otra circunstancia que amerite realizar la cirugía de inmediato.

La edad promedio en las hembras es a partir de los 15 año y en varones un poco más.

Como sabemos, cualquier cirugía tiene sus fallas y sus riesgos, pero a pesar de esto, estas fallas y riesgos pueden aminorarse en gran medida si el cirujano que tenemos esta certificado y tiene experiencia en la materia; pero como todo, habrán complicaciones que no se podrán prevenir, por ejemplo, las reacciones a la anestesia, ya sea local o general, sangrados e infecciones nasales.

Por esto debemos seguir al pie de la letra todas las indicaciones que el médico nos recomiende, y así reduciremos en gran medida los efectos negativos y complicaciones, que puedan comprometer el resultado final.

Como norma general, la rinoplastia se debe realizar cuando es por estética, y si la cirugía lo permite de manera cerrada, así se evitaran cicatrices visibles, en caso de no ser posible y deba realizarse una abierta, tener mucho cuidado para no dejar marcas tan grandes.

En estos casos, es posible realizar una cirugía secundaría, que tratará de corregir las imperfecciones o mejorar los errores cometidos en una rinoplastia primaria. Esto suele pasar sólo en el 10% de los casos y aunque es poco común, le puede pasar hasta a los cirujanos con mucha experiencia.

Es muy importante que exista una buena comunicación entre el cirujano y el paciente, se deben conversar a profundidad las inquietudes y que objetivos se persiguen con esta cirugía, el debe explicar si esta intervención es la mejor para el paciente y cuales son las ventajas y desventajas que podría acarrear.

¿Qué riesgos y complicaciones ocasiona una rinoplastia?

  • Puntos rojos en la piel: Son manchas de vasos sanguíneos rotos que se han abierto por alguna razón durante la cirugía. Suelen desaparecer, pero ha habido casos en que se han quedado permanentemente.
  • Hinchazón: Normalmente la nariz dura inflamada un mes, luego de este tiempo se irá desinflamando y tomará su forma. Los resultados finales se verán a partir de los seis meses.
  • Cicatrices: Suelen aparecer cuando se usa la rinoplastia abierta, con la cerrada no quedan cicatrices que sean visibles.
  • Complicaciones respiratorias: Luego de la operación sólo el 1% de los pacientes presentan algún problema respiratorio luego de la cirugía. En estos casos se recomienda una cirugía secundaria para resolverlo.
  • Problemas estéticos: Suelen suceder a causa de un error en la técnica aplicada, pueden ser, desigualdad nasal, alteraciones en el contorno de la piel o exhibición exagerada de los orificios nasales.
  • Volver a operarse: 1 de cada 10 pacientes que se realizan rinoplastia podrán necesitar una segunda operación. Estos casos no se pueden predecir y suceden inclusive en pacientes con cirujanos expertos.
  • Dolor continuo.
  • Sangrado constante.
  • En casos extremos, pérdida del olfato.
  • Infecciones nasales.
  • Riesgos a la anestesia.
  • Suturas internas visibles.

Por todos estos efectos secundarios debemos conversar con el cirujano a profundidad y conocer con detalle, cuales son los efectos secundarios a los que nos someteremos al realizarnos una rinoplastia.

El es quién mejor nos podrá orientar y aclarar dudas, referente a todo el proceso.