Postoperatorio de la rinoplastia

Con el estrés que se vive hoy en día, cualquier recuperación de una cirugía debe ser muy cuidadosa, pues esto implica que no se debe realizar ningún tipo de actividad física ni laboral, es por esto que se debe planificar tomando las medidas pertinentes para llevar a cabo un reposo al pie de la letra y así obtener los resultados deseados.

Postoperatorio de la rinoplastia

 Tipos de rinoplastia

Existen dos tipos de rinoplastia. Estas son rinoplastia abierta y rinoplastia cerrada.

En la rinoplastia cerrada, el cirujano llega a los cartílagos o a la zona que desea trabajar por medio de los orificios nasales, este tipo de cirugía no deja marcas visibles.

En la rinoplastia abierta, el cirujano accede a la nariz realizando un corte en la columela para luego acceder al interior de la misma, esta modalidad permite solucionar problemas de mayor envergadura y una de las ventajas es que se consigue mayor acceso a cualquier zona.

 Cuidados tras la cirugía

Cuando el médico cirujano haya explicado las dos opciones, recomendara, según sea el caso cual de las dos será la que mejor se adapte al paciente, y así podrá hacerse una idea de cuanto reposo necesitara y cuanto podrá tardar más o menos en seguir su vida con total normalidad.

Luego de la intervención, el paciente comienza a despertar de la anestesia, es necesario tenerlo unas horas bajo observación, para asegurarse que no existe ninguna infección ni reacción a la anestesia, luego que vaya a casa, es normal presentar sangrado durante dos o tres días, es por esto que le colocara una gasa que se debe cambiar regularmente.

Caso contrario, si el sangrado es muy fuerte y constante, se debe acudir al medico enseguida, él realizara una evaluación para verificar que la recuperación va por buen camino.

Se colocara una especie de férula plástica, que es como un molde que mantendrá la nariz en la forma correcta y la protege en caso de algún problema. En otros casos se colocarán tapones, pero estos los retiran muy probablemente al día siguiente, la férula se usará por una semana aproximadamente, esta es muy importante para una recuperación exitosa.

Es recomendable colocar frío local debajo de los ojos y el entrecejo, solo los tres primeros días, también es bueno colocar compresas de manzanilla, ya que es un antiinflamatorio natural, resulta de mucha utilidad los 10 primeros días, en intervalos de 30 minutos cada 3 horas. Al igual que el árnica, que es un medicamento homeopático, serán 5 globulitos cada 12 horas debajo de la legua por dos días.

Efectos secundarios de una rinoplastia

Los efectos secundarios tras esta cirugía son:

  • Entumecimiento: Falta de movimiento u hormigueo.
  •  Moretones: Sobretodo alrededor de los ojos. Esto puede variar en cada paciente, algunos pueden presentar moretones muy acentuados debajo por encima de los ojos, y otros moretones leves, generalmente desaparecen a los 10 días luego de la intervención. Esta no es una señal de que algo salio mal.
  •  Hinchazón: También es normal, debido a que los tejidos fueron movidos y remodelados, y se están adaptando a su nueva forma, comienza a disminuir al tercer día, pero desaparecerá en no más de dos semanas. Aunque la inflamación durara al menos 6 meses, pero no será percibida por los demás.
  • Dolor: No deberá durar más de 24 horas, el cirujano, recetara algún analgésico para calmar las molestias.

 Pasos a seguir para la recuperación exitosa luego de una rinoplastia.

  •  No se debe realizar ningún tipo de actividad física intensa, durante los 10 ó 15 días posteriores a la intervención.
  • Se recomienda dormir boca arriba y semi sentado, sobretodo los primeros días, así se evitara cualquier tipo de presión que comprometa la recuperación.
  • Evitar sacudirse la nariz, por lo menos las dos primeras semanas, pues esto puede provocar sangrado y no ayudara para nada a una buena cicatrización.
  • Protegerse del sol, recordemos que este puede acelerar el proceso inflamatorio habitual de cualquier intervención.

Como se puede ver, la recuperación de una rinoplastia a veces resulta un poco molesta e incomoda, ya que la nariz es nuestro principal órgano para poder respirar, lo incomodo del vendaje y los cuidados, sobretodo los primeros días pueden resultar tediosos, pero son de vital importancia para un perfecto resultado.

¿Vale la pena hacerse esta cirugía?

Definitivamente si. Esta cirugía genera resultados extraordinarios si se investiga y se tiene a un buen cirujano, que genere confianza y seguridad, que aclare todas las dudas posibles, así se tendrá la certeza de que el dinero invertido ha valido la pena.

Si no se esta a gusto o se tiene cualquier complejo con esta parte del cuerpo y se tiene la oportunidad de arreglarlo y disponibilidad es una buena oportunidad para el cambio, recordemos que la cara es nuestra carta de presentación y un buen resultado tras una rinoplastia puede subir mucho la autoestima.

No Comments